For the first time, we have two testimonies written by both the mentor and the mentee in Spanish. Their journey through life teaches us the importance of friendship, goals, and hard work.

Testimonio Jesús Cruz (estudiante en Panamá)

Al momento de entrar a Mentoring International estaba en dos escuelas en Panamá, en la mañana cursaba el último año en bachiller en ciencias, y en la tarde asistía al Centro Supérate Fundación Alberto Motta a recibir capacitación en inglés, computación y habilidades para la vida. Además ayudaba a mis padres en el trabajo, ya que en ese entonces se necesitaba de muchas manos en el trabajo. El siguiente año sí quería entrar a la universidad, debería escoger una carrera. Yo estaba indeciso. Habían cosas que me gustaban y en las que era bueno, pero… había miedo, preocupación, angustia, temor y todo lo que se nos ocurra, de escoger una carrera que al final no me gustara. Y más en mi situación, en donde no tenía el lujo de perder el tiempo.

Así, fue como me invitaron a participar en Mentoring International y conocí a Julio Clavijo, mi mentor.

La dinámica del programa fue más o menos así, tuvimos una primera videoconferencia con el equipo de Mentoring International donde nos hablaron y explicaron todo lo concerniente al programa. Luego se nos asignó a cada uno, una contraseña y usuario para acceder a la página en línea de Mentoring International, para poder comunicarnos en inglés con nuestro mentor. Me comunicaba mensualmente con mi mentor sobre mis progresos, dudas o para pedir algún consejo. Todo esto en el último año de secundaria, cuando tenía 17 años.

Julio Clavijo, mi mentor, me pareció una persona accesible, con la que podía hablar y consultarle, con experiencia y conocimientos de recursos para poder potenciar mis habilidades. Siempre estaba pendiente de mí, y me hacía reflexionar sobre mis objetivos y planes a futuro. Una vez culminado el programa nos dieron un certificado de participación. Al día de hoy, ya finalizado el programa, y luego de 6 años, mi mentor y yo seguimos en contacto.

Al principio del programa, sentía un poco de miedo porque toda la comunicación debía ser en inglés. Sentía que algunos mensajes serían incomprendidos, pero eso me motivó a estudiar y meterle más ganas a las clases de inglés. Luego se sentía fenomenal, por el hecho de tener a alguien que me pudiera orientar a desarrollar mis habilidades, como tener un hermano mayor que te ayude a crecer y desarrollarte. Eso fue mi mentor para mí.

Estar en el programa me ayudó a superar retos como escoger una carrera universitaria, donde mi mentor, Julio, me asesoró de acuerdo a mis habilidades e intereses. Mi mentor siempre estuvo pendiente de mi desarrollo de habilidades y destrezas académicas, brindándome herramientas en línea que en mi tiempo libre pude utilizar para aprender más. Y no puedo dejar por fuera la mejora en mi inglés, gracias a que todas las conversaciones con mi mentor debían ser en inglés. Juntos realizamos un video en inglés, el cual era todo un reto para mí, pero mi mentor Julio lo hizo parecer mucho más sencillo de lo que realmente parecía.

En estos momentos soy estudiante de medicina de la Universidad de Panamá, cursando el cuarto año de la carrera. Al equipo de trabajo de Mentoring International les doy las gracias por haberme incluido en su programa. Julio, muchas gracias por tu tiempo y esfuerzo, realmente marcaron una diferencia en mi vida. Exhorto a Mentoring International a continuar con el programa, porque realmente puede marcar la diferencia en las personas. En un futuro me gustaría poder ayudar al programa y ser un mentor también, ser lo que Julio Clavijo fue para mí, un hermano mayor.

Testimonio Julio Clavijo (mentor en Ecuador)

En el 2012 acepté, sin dudarlo, embarcarme en esta experiencia inigualable de mentoría que marco mi vida y me dio la oportunidad de aprender más sobre las dificultades que atraviesan muchos jóvenes en algunos países de Centroamérica.

Como mentor, no sabía que esperar al inicio. No sabía si podría realmente ser un apoyo o cambiar la vida de quien sería mi mentee. Lo que si tenía claro, es que quería compartir todo lo que había aprendido hasta la fecha y facilitarle también mis redes de contactos para que el pudiese aprovechar al máximo su potencial para crecer y cumplir sus sueños.

Fue así, que tuve mi primera conversación con Jesús, quien en aquel momento estaba preparándose para la Prueba de Aprendizajes y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES) y todavía no había decidido si estudiar medicina o ser programador. Durante meses conversamos en varias ocasiones con Jesús sobre sus deberes en inglés y me comentaba su sueño de ingresar algún día a la universidad.

Con Jesús, nos trazamos metas juntos y con el pasar del tiempo, logramos mejorar su nivel de inglés y eventualmente descubrir su vocación por la medicina. El día que Jesús me compartió que lo aceptaron en la facultad de medicina y su sueño de ser médico y salvar vidas se había hecho realidad, sentí que el corazón se me hizo agua por un instante y no pude evitar pensar, tan solo por un momento, que la vida siempre pone delante de nosotros oportunidades para poder apoyar a otros a cumplir sus sueños y esas oportunidades a veces pasan inadvertidas por aquellos que pueden marcar la diferencia, simplemente por el hecho de no hacer conciencia de lo mucho que podemos lograr con lo que tenemos a nuestro alcance.

Para mi, Mentoring International fue aquella oportunidad para descubrir esa oportunidad y sobre todo aprender mucho de alguien como Jesús. Él me demostró con su perseverancia, pasión y tenacidad que todo se puede lograr en esta vida a pesar de las adversidades, si contamos con alguien que crea en nosotros y nos brinde su apoyo y conocimiento en los momentos claves de nuestra vida.

Aquella experiencia fue hace casi 6 años. Hoy en día seguimos en contacto con Jesús y actualmente él se encuentra en la etapa final de su carrera con su residencia hospitalaria. Sueño con poder presenciar su graduación y sobre todo verlo marcar también una diferencia en la vida de otras personas salvando vidas a través de la medicina.

Jesús despertó en mí las ganas de involucrarme más en la vida de aquellos que tienen grandes sueños y todavía no han logrado alcanzarlos por razones ajenas a ellos. Hoy gracias a Jesús y Mentoring International conseguí fuentes de inspiración que me llevan a preguntarme de cuando en cuando, ¿qué otras oportunidades tenemos por delante para impactar de manera positiva la vida de otras personas? Y ¿cuántas estamos dejando pasar?

Pues con Jesús, seguimos conversando y espero verlo pronto siendo mentor y porque no, cambiando la vida de otros jóvenes como él y eventualmente siendo un líder en su comunidad que suma positivamente, y lidera con el buen ejemplo y valores que tiene.

Eso es fue para mi Mentoring International, una oportunidad para influir de manera positiva en la vida de un joven, una comunidad, y porque no en algunos años, tal vez la de un país.